Futuribles: fuera de control


20200320_155506

Cuántas veces habremos visto películas de ciencia ficción en que nos pintan el futuro de uno u otro modo, y hemos pensado eso de Vaya mentira. Seguro que lo pensaron los coetáneos de Julio Verne, sin saber que iba a ser posible hacer 20.000 leguas de viaje submarino o La vuelta al mundo en 80 días. Lo contaba en clave de comedia el protagonista de Regreso al futuro, cuando, en su viaje por el tiempo, descubría que un actor de cine -Ronald Reagan- era presidente de los Estados Unidos y pensaba que algo había fallado en las predicciones. Ni pensar quiero lo que diría si hubiera sabido del actual presidente, ero, como diría el protagonista de El médico, esa es otra historia y tendrá que ser contada en otro momento.

En nuestro teatro los futuribles son frecuentes. Tanto, que a veces parece que vivimos más de futuribles que de presentes, aunque echando un vistazo a algunas cosas estemos en realidad en el pasado. No sería este mal lugar para rodar el Ministerio del tiempo, aunque no ahora, claro. Ahora toca confinamiento para poder despegar luego. Y, si hay que hacerlo, se hace bien

En momentos como estos, en que una ley que creía que nunca podría leer en el BOE, nos mantiene en nuestras casas -salvo los servicios necesarios, por supuesto- podemos aprovechar para replantearnos muchas cosas. Y, por descontado, para hacérselas replantear a quien corresponda, una vez se hayan recuperado del tremendo terremoto que el coronavirus ha supuesto.

Aprovecho este inciso para hacer una confesión. Nunca me había planteado presentarme a fiscal jefa ni nada parecido pero, visto lo visto, hice bien. Porque menudo marrón del 15 se están comiendo, dicho sea en términos carcelarios. Ha habido días de hasta tres notas de servicio de mi fiscalía, más otras tantas de la Fiscalía General del Estado, más las de Decanato, el Tribunal Superior de Justicia, la Comunidad Autónoma, el Ministerio de Justicia y el Consejo General del Poder Judicial. Una verdadera locura. Y, por más que reciban críticas, que las recibirán, hay que ser solidaria. Si no les alcanza el coronavirus, igual les da una crisis de ansiedad o un brote psicótico. Porque la cosa está que arde.

Pero vayamos al lío, a esos futuribles de los que yo quería hablar hoy. Con el aburrimiento, le da a una por dar vueltas a la cabeza, que ir empijamada todo el día en vez de toguitaconada es lo que tiene. Hace nada, estábamos a la greña jueces y fiscales por quién iba a llevar lainstrucción  Me imaginaba a ambas carreras disputándose un cofre imaginario al tiempo que, como Gollum, gritábamos eso de “mi tesoooro”. Las disputas fueron tan encendidas que algún compañero incluso decidió hacer un ERTE de redes sociales para no seguir discutiendo. ¿Y ahora qué? Pues que ni para ti ni para mí, que a la vuelta no estará el patio para reformitas integrales. Bastante haremos con ponernos al día porque eso del teletrabajo, como ya dije, es una buena idea pero con unos medios escasos no es tan fácil como pintan.

Y aquí viene el segundo futurible a plantearnos. Hemos hablado muchas veces de carencia de medios, de la decrepitud de las leyes y hay que seguir reivindicando. Pero hay muchos más. Esto es un bofetón para darnos cuenta que el sistema está caduco y que, ni siquiera la digitalización tiene pies ni cabeza mientras la estructura judicial y el modo en que están concebidas las actuaciones judiciales sigan como están. Porque al final el papel no desparece, y acaban duplicándose los esfuerzos en lugar de ahorrarlos. No repetiré los absurdos en que se ha incurrido en algunos casos, pero es el mejor momento para darse cuenta y ponerle solución. Solo dejaré caer un detallito de nada: me están hablando en las notas e instrucciones de teletrabajo, pero, hasta el día en que decretaron el estado de alrama, continuábamos utilizando faxes y cuños. Verdad verdadera.

Otro futurible que nos ha atropellado es el de los plazos  y, en especial, el dichoso límite de instrucción que tantos dolores de cabeza nos ha dado. Y mucho más, porque ha sido la causa de absoluciones en procesos de corrupción y en otros muchos que nunca sabremos. ¿Qué se ganaba con ese límite? Pues aquí está, todo suspendido porque las cosas no pueden ser de otra manera. Y si se ganó algo, ahora se fue al garete. Otra cosa para pensar, reformas eficientes acompañadas de medios que les hagan juego. El papel es muy sufrido, pero no es más que eso. Y hoy lo sabemos más que nunca

En definitiva, esta vez no va a ser más que cuestión de tiempo, y de mucha paciencia. Pero aprovechemos esta lección de vida que nos dan las circunstancias, y que nos recuerda que por más que lo creamos las cosas no están bajo nuestro control absoluto. Y apliquémosla a lo que sucede en nuestro escenario, a nuestro mundo de togas y puñetas, Es hora de darse cuenta que, cuando hemos necesitado ser modernos, es cuando nos hemos dado cuenta de lo antiguos que somos, cuando hemos necesitado eficiencia hemos tropezado con la realidad de muchos trámites absurdos. Pero, como soy optimista, que sea como el refrán, que nunca es tarde si la dicha es buena. O mejor aún, el de más vale llegar tarde que rondar cien años. Porque por ahí por ahí va la cosa, siglo arriba siglo abajo.

Que no se diga que un bicho verde acabó con nosotros. Pero que nos sirva de lección. No estábamos preparados.

Así que hoy vuelvo a dedicar el aplauso a quienes, en guardias y otros servicios imprescindibles, están ahí dando el callo y arriesgando por prestar esos servicios.Vuelvo a pedir que se cuiden, que no puede faltarnos nadie a la vuelta.

Y ovación extra una vez más a @madebycarol por hacer más bonitas las cosas con sus ilustraciones. Gracias otra vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s