Microrrelatos


Segunda semana de cuarentena

Seguimos en casa, explorando la creatividad. Y, de nuevo, microrrelatos en torno a este tema que nos tiene confinados, con preocupación pero con esperanza

Una vez más, @madebycarol ilustra estos sentimientos

20200329_112516

ÚNICA SALIDA

Me dijeron que era libre. Me prometieron que aquel papel sería mi salvación, mi única salida. Era la resolución del juez que le prohibía acercarse a mí.

¡Qué sabrán ellos! ¿Se puede tener libertad de movimiento cuando no puedes salir del infierno, cuando sabes que cuando el encierro termine no vas a contarlo, si sabes que el hombre que intentó matarte volverá a intentarlo si le abandonas?

No era mi única salida, desde luego. Mi única salida para ser libre era volar tan alto como pudiera. Exactamente, desde la azotea de este edificio de veinte plantas, la última tierra firme que pisaré nunca

 

BAILARINA

Sus pies echaban de menos las tablas del escenario y su alma echaba de menos al público. El pasillo se le quedaba corto para sus piruetas, y la resistencia del suelo no era suficiente para soportar sus saltos sin riesgo para el vecino de abajo

No obstante, cada tarde ensayaba con la fuerza de su imaginación la próxima función. Y cada tarde, a las ocho en punto de la tarde, salía al balcón a recibir los aplausos y saludar a ese público que tanto ansiaba por sentir de nuevo.

 

LA CITA DE LAS OCHO

  • Corre, que casi son las ocho de la tarde
  • ¿Qué pasa?
  • ¿No lo sabes aún? Hemos de irnos lo más lejos posible
  • ¿Y eso?
  • A esa hora aplauden a quienes nos exterminan, y cuanto más aplauden, más bajas tenemos
  • Vamos

¡Qué dura es la vida un virus cuando tanta gente se empeñaba en acabar con nosotros!

 

 

 

Primera semana de cuarentena

Seguimos quedándonos en casa y, por eso razón, los micros de esta semana también van dedicados a este tema

Recordemos que #YoMeQuedoEnCasa

Y, una vez más, con la ilustración de @madebycarol

20200320_155506

CASTIGADA

Odiaba este castigo. Lo de quedarme sin salir a la calle era lo peor para mí. Tanto me daba poder jugar a FIFA 2040 o entrar en el canal de Operación Triunfo 2040, yo necesitaba aire, compañía, abrazos y besos y no una pantalla.

Menos mal que siempre podía escabullirme a hablar con mi abuela. Aunque tuviera que escuchar sus batallitas del coronavirus de 2020, merecía la pena.

 

HERENCIA     

Era el hermano menor, el díscolo, el que nunca se plegó a los deseos de su millonario e imponente padre que, incluso, llegó a dudar de que fuera su padre

Tal vez por eso le dejó el peor lote de herencia de los adjudicados a los cuatro hermanos. Una empresa que apenas producía beneficios, que había rozado las pérdidas varios ejercicios

Lo que nadie esperaba es que las empresas de ropa, cosmética y tiempo libre de los otros tres hermanos tuvieran que ser rescatadas algún día por la generosidad del hermano al que tocó el peor lote.

Había obtenido tantas ganancias que se pudo permitir darle en las narices a la memoria de su padre. Es lo que tiene fabricar mascarillas en tiempos de coronavirus

 

 

 

#YoMeQuedoEnCasa

Hoy, nueva entrega en esta sección de microrrelatos.

Dos micros para estos días de clausura, ilustrados una vez más por la magnífica @madebycarol

IMG-20200313-WA0123

 

RUNNER

 

Había pasado tanto tiempo entrenando, haciendo sacrificios, cuidando mi alimentación y con una disciplina tan estricta que llegué a dudar si merecía la pena

Me di cuenta que todo el esfuerzo no había sido en balde cuando conseguí el trofeo más preciado. Llegué a la línea de caja del supermercado con el último paquete de papel higiénico

 

YO ME QUEDÉ EN CASA

(Con permiso de Monterroso)

 

Y, cuando desperté, el virus ya no estaba ahí

 

 

 

 

 

¡¡¡¡Feliz día de la Mujer!!!!

 

Nada mejor que inaugurar esta sección un día tan señalado como el 8 de marzo

Y, como homenaje a todas y especialmente, a las que ya no están, estos 3 microrrelatos, ilustrados por mi fantástica amiga y colaboradora @madebycarol

 

IMG-20200306-WA0080 (1)

 

COMO CADA NOCHE

Se disolvieron entre la noche todos sus sueños, como cada noche.

Como cada noche, se acostó con el amargo sabor de la frustración enganchado a su alma.

Otra vez recibía la misma respuesta: su solicitud ha sido rechazada. Y, como siempre en la segunda fase de selección, después de responder que estaba embarazada y sería madre antes del verano.

Los buenos puestos de trabajo no quieren bebés que los perturben con sus llantos. Y menos aún si estos llantos han de llegar antes del verano

 

MUDANZA

Me senté en la nieve y lloré, mientras me maldecía a mí misma por haber ido allí.

Cuando decidí mudarme a aquel recóndito pueblo del Pirineo, me pareció la mejor idea del mundo. El nunca me encontraría, y podría empezar una nueva vida.

Ahora, después de sentir su aliento en mi nuca cada noche, no hago más que llorar.

Me encontró, y ha convertido mi cabaña de ensueño en la blanca cárcel de mis pesadillas.

Ya solo vivo temiendo el día en que la nieve se tiña del rojo de mi sangre. Al menos, seré libre

 

ELLA Y YO

Esa mujer del espejo no soy yo, es mi madre poco antes de que él me la arrebatar para siempre.

La mujer del espejo tiene la misma angustia en la mirada, los mismos ojos hundidos y las arrugas de una anciana.

Yo no soy esa y, si lo soy, hoy mismo voy a dejar de serlo.

Perdona, madre, pero aún tardaré en reunirme contigo. Tengo una denuncia que presentar y una vida por vivir.