#Machismo: otro 25 N


              Este 25 de noviembre me hubiera gustado hablar de lo que hemos cambiado, de la evolución en nuestra concienciación y de la disminución del numero de víctimas, pero no puedo. Me hubiera gustado que películas como La estrella, Durmiendo con su enemigo o Te doy mis ojos fueran meros testimonios y no realidades candentes, y que cosa tan espantosas como lo que ocurría en Sor Citroën, donde se hacía mofa y befa del maltrato, ya no pasaran. Pero pasan. Y por eso no hay que callarse.

              En nuestro teatro, no podemos decir que el machismo campe por sus fueros, pero ahí está, como en la sociedad. Y por más que en los Juzgados de Violencia sobre la Mujer tratemos de poner nuestra parte para acabar con esto, es solo eso, una parte. Porque tenemos que recordar que en los Juzgados actuamos cuando el mal ya está hecho, es decir, cuando se ha cometido un delito y que, aunque podamos evitar -o intentarlo- que se cometa uno más grave, no podemos actuar sin la comisión de un delito y sin unos indicios razonables para seguir adelante. Y ese es nuestro problema y muchas veces, nuestra gran frustración.

              En este nuestro teatro llevamos mucho tiempo reivindicando la lucha contra la violencia de género. El hacerlo con la toga y sin la toga puesta, con y sin los tacones, me ha valido más de un disgusto, no lo niego, pero la balanza se inclina a favor de las satisfacciones. Ya conté como me sentí de abrumada ante las muestras de apoyo por la acción en redes de alguien a quien solo calificaré llegado el momento procesal oportuno. Y no soy la única. Cada día vemos en redes, en medios de comunicación y hasta en el Parlamento como las mujeres somos agredidas por el hecho de ser mujeres. Y eso también es Violencia de Género.

              Así que hoy, como homenaje a las que ya no están, y como grito de ánimo para las que siguen enfrentándose cada día a esta tragedia, os dejo un poema. No soy poeta, pero soy mujer, y el grito me sale del alma

PERDIDA Y ENCONTRADA

Hace tiempo que perdió su sonrisa

en una olla llena de lentejas y sangre

Hace tiempo que perdió su alegría

y que la vio escaparse por el desagüe

Hace tiempo que no ve los espejos

porque no se reconoce

en esa imagen de derrota y miedo

Hace tiempo que la esperanza

dejó de ser siquiera una quimera

Pero hoy alzó su voz

y buscó su sonrisa en el plato de lentejas

y desmontó el desagüe para recuperar su alegría

Hoy le quitó al espejo

la sábana negra que le impedía verse

Y dejó que la esperanza entrara otra vez

por su ventana abierta

tiñendo de morado su cuerpo y su alma

Hoy volvió a ser ella

Y decidió que nadie

 volvería a borrarla

Hoy decidió retomar las riendas de su vida

y, por fin, nos ha invitado a acompañarla

Yo voy con ella al fin del mundo

¿quién viene con nosotras?

2 comentarios en “#Machismo: otro 25 N

  1. Comparto totalmente tu reflexión y precioso el poema, no puede describir mejor la situación qué viven muchas mujeres.
    Soy abogada del turno de oficio de Cádiz.
    Un abrazo
    Nieves Granado

    Enviado desde mi iPhone

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s