Consejo Fiscal: un gran desconocido


El saber no ocupa lugar, reza un conocido dicho. Pero no siempre sabemos de todas las cosas, incluso ignoramos algunas que nos son muy cercanas. La sabiduría no puede ser infinita, y hay cosas que escapan a nuestro conocimiento. Y no hace falta ser Dos tontos muy tontos para desconocer algunas cosas

En nuestro teatro, a poco que rasquemos, encontramos grandes desconocidos. Y el Consejo Fiscal es uno de ellos. Seguro que no todo el mundo en Toguilandia sabría exactamente decir qué es, y poca gente fuera de aquí. Y es que si la figura del Ministerio Fiscal es desconocida más allá de lo que vemos en las películas, su máximo órgano representativo es poco menos que un Expediente X. Por más que aparezca en nuestros más importantes textos legales.

En una primera aproximación, podríamos decir que el Consejo Fiscal es a la fiscalía lo que el Consejo General del Poder Judicial a la judicatura. Pero solo sería una aproximación, porque las diferencias son muchas y de muy diverso calado.

Ambos consejos se asemejan en que forman parte de la cúpula de las respectivas carreras, y en que entre sus funciones hay atribuciones tan importantes como informar de las leyes que se proyectan en determinadas materias. Pero sus diferencias son muchas, y van desde la composición hasta las funciones, aunque tal vez la más trascendente sea que el órgano de los jueces tiene autonomía presupuestaria y el Consejo fiscal no la tiene, lo que marca con rotundidad sus posibilidades de acción, y todavía más las de no acción.

También hay otra diferencia profunda en el carácter de sus decisiones. Las del Consejo Fiscal nunca son vinculantes al tratarse de un órgano meramente consultivo. Cosa distinta es que, si la máxima representación de la carrera informa en un sentido, parezca de sentido común seguir su criterio, por más que quien sea Fiscal General del Estado pueda hacer lo que le venga en gana, incluso ignorar olímpicamente el criterio del Consejo. Algún ejemplo de ello recuerdo, y seguro que no soy la única.

Sin embargo, quizás la mayor peculiaridad de este órgano nuestro sea la composición y el modo de elección. El Consejo Fiscal lo forman 12 miembros, 11 más la Fiscal General. Todos -salvo el o la Fiscal General del Estado han de ser fiscales en activo, algo que nos diferenciaba de quienes formaban el Consejo de la carrera hermana, aunque ahora se ha matizado. A diferencia del Consejo General del Poder Judicial, donde hay vocales de procedencia judicial y de otras carreras jurídicas, en nuestro Consejo solo hay fiscales en activo, y además no hay ninguna exención de funciones, lo cual supone una carga de trabajo considerable a tratarse de un extra sobre nuestras ya sobrecargadas espaldas. Esta situación era opuesta al consejo de la judicatura hasta que una reforma limitó la exención de otras funciones a la comisión permanente.

Pero en el aspecto en el que más llama la atención la diferencia es en el sistema de elección. 9 de los 12 miembros son escogidos entre miembros de la carrera fiscal de todas las categorías. Son los llamados vocales electos, por contraposición de los natos, que lo son por su cargo -Teniente fiscal del Tribunal Supremo, Jefe de la Inspección Fiscal y Fiscal General del Estado-. Se trata, además, de listas abiertas, con lo cual se puede votar a candidatos de diferentes candidaturas, incluidos independientes, con la peculiaridad de que no es necesario votar tantos candidatos como puestos a llenar.

La verdad es que todo esto parece muy idílico a primera vista, pensando en un sistema donde los fiscales elijan a los fiscales, pero la realidad no es muy distinta de lo que ocurriría en otros casos. Se da la paradoja de que en varios casos los Fiscales Generales del Estado designados en su momento habían sido también elegidos como miembros del Consejo Fiscal por la carrera. Esto es, que el Gobierno tomó una decisión a la hora de nombrarlos muy similar a la que tomamos los fiscales. Y eso tampoco supuso ninguna ventaja, la verdad. Lo siento por los jueces, que tienen puestas sus esperanzas en un cambio de sistema, pero las cosas son así. Tiempo al tiempo,

Por otro lado, no deja de ser curioso que, mientras todo el mundo tiene siempre en la boca lo de la dependencia de los fiscales del poder político, como si no pusiéramos un visto sin que nos llamaran de Moncloa para darnos permiso, nuestro sistema de elección es interno, al contrario de lo que ocurre con el de los jueces, cuya independencia parece no cuestionar nadie. Ahí lo dejo, para la reflexión.

En cualquier caso, el desconocimiento del gran público acerca de nuestro órgano representativo es un buen indicador de la importancia que se nos da. Por desgracia.

En realidad, la labor más característica de este Consejo es la de informar sobre los nombramientos de los puestos discrecionales en la carrera. Ahí es donde el juego de mayorías y de equilibrio o desequilibrio entre asociaciones -hasta ahora, dos, y a partir de estas últimas elecciones, tres- entra en liza, con consecuencias realmente importantes porque, como dije antes, aunque el resultado de la votación no es vinculante, lo normal es seguirlo y, de no hacerlo, debería explicarse muy bien

Ojalá algún día nuestro Consejo, además de un sistema de elección que parece ser del gusto mayoritario, tenga una importancia y unas funciones que nos permita tener nuestro sitio en Toguilandia. Pero de momento aún queda camino

Eso sí, que nadie intente enterarse de la actividad del Consejo Fiscal a través de redes, porque lo tiene claro. La cuenta de Twitter tiene su último mensaje fechado en 2016. Esperemos que no sea un presagio de la modernidad de nuestra institución y de su potencial, porque mal vamos entonces. O igual leen esto y deciden activarlo. O borrar la cuenta, nunca se sabe

Y hasta aquí estas pequeñas pinceladas sobre un órgano desconocido en buena parte. Ya solo queda el aplauso. Y esta vez se lo daré a quienes trabajan por el bien de la carrera y de quienes la componemos. Ojalá sean muchos y muchas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s