Diversidad: Els cabells molt rulls


         Hay familias que nunca dejan de crecer. Y llegan a ocho criaturas, como aquella serie de televisión de mi adolescencia, Con ocho basta, o hasta forman un coro como los Trapp de Sonrisas y lágrimas. Las criaturas crecen y crecen, aparecen una, dos, tres… y hasta ocho. Y llega El octavo pasajero, que no siempre ha de ser Alien.

No sé cuántos pasajeros tiene nuestro teatro, ni cuántos puede llegar a tener, a la vista de las largas colas que cada día veo en la entrada de la Ciudad de la Justicia. Lo que sí que sé es que, a lo tonto a lo tonto, mis criaturas crecen, y acabar de ver la luz la octava, Els cabells molt rulls. Ocho, Ahí es nada.

El cabells molt rulls es uno de esos libros que habían nacido antes de que escribiera una sola letra. Desde que me hice cargo de la coordinación de los delitos de odio en mi fiscalía, pensé que, al igual que hiciera en su día con Caratrista, tenía que contar un cuento destinado a la infancia para concienciar sobre este tema. Y, sin que me diera cuenta, Malika, mi protagonista, estaba empezando a cobrar forma.

Els cabells molt rulls es una historia escrita en valenciano para personas desde 8 o 10 años en adelante. Y digo “en adelante” porque me consta que hay adultas a quienes ha encantado, empezando por mi propia madre. O desde antes de los 8 años, porque con solo ver las magníficas ilustraciones de @madebycarol es suficiente para hacerse una idea.

Cuenta la historia de una niña, Malika, que llega desde muy lejos en patera, en un duro viaje donde perdió a su madre, y que, tras su estancia en diversos centros, es adoptada por una pareja homosexual que le adoran y a quienes adora. Pero un acontecimiento en principio rutinario cambia las cosas y saca a relucir los prejuicios que lastran nuestra sociedad, entre ellos, la homofobia y el racismo. No contaré más porque hacerme spoiler a mí misma sería para matarme.

Aunque lo importante no es tanto el argumento sino lo que subyace dentro, la importancia de luchar contra los prejuicios y por la igualdad desde los primeros años de nuestra vida. O ese es, al menos el propósito.

Pero Malika no está sola ahora. Además de sus padres en el cuento, tuvo unos padrinos de excepción el día de su bautizo, en la feria del libro de Valencia. Nada menos que Enric Morera, president de les Corts Valencianes, y Lucia Beamud, concejala de igualdad. Y, por supuesto, su otro padre, el editor de Vincle, Manolo Gil, siempre dispuesto a secundar mis ocurrencias. Sin que faltara la compañía de Carolina Lázaro, más conocida como @madebycarol la dibujante -aunque sería mejor decir la maga- que lee mi mente y transforma mis ideas en preciosos dibujos.

La historia de Malika, como contamos en la presentación, toma su nombre de una frase de una conocida nana tradicional, una nana que me cantaba mi madre, Mareta. También había nacido el título antes de que el texto existiera. Mi protagonista tenía que tener “els cabells molt rulls”, el cabello muy rizado en castellano, como la muñeca de la canción.

El nombre de la niña se lo cogí prestado a una mujer que conocí en una presentación, que, cuando me pidió que se lo dedicara a ella, Malika, el nombre que significa “reina” y que se usa en varios lugares, no sabía la huella que me dejaría su nombre. Eso sí, le pedí prestado su nombre para mi protagonista, y me lo dejó. Ahora le debo una nueva dedicatoria, esta vez de su pequeña tocaya.

Ahora Els cabells molt rulls es la pequeña de mis criaturas. Pero estoy segura que todavía vendrán más. Ojalá sirva para, además de entretener, para aprender de eso tan importante que es la igualdad. Porque la lucha contra la discriminación y los delitos de odio no se acaba cuando una deja la toga colgada en el despacho.

Y ahora solo queda el aplauso. Hoy se lo doy, sin duda, a mi pequeña protagonista, Malika, que encarna a todas esas personas que sufren la discriminación y la intolerancia. Y añado una ovación extra para sus padrinos de lujo, y para todas las personas que vinieron a acompañarnos en el día de su presentación en sociedad. Mil gracias

Ah, y que no se me olvide. Si queréis tener a Malika, aquí podéis encontrarla, además de en liberías y similares, aquí mismito. A un solo clic

Els cabells mol rulls

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s