Canciones: letra y música


canciones

Ya recalcamos en otra ocasión la importancia de la banda sonora  en el mundo del espectáculo. Nada sería igual sin ellas. Pero a veces, llegamos más lejos. Una frase, un título o un estribillo se nos fijan en la meninge y acuden a nuestra mente en los momentos más insospechados. Tú la letra, y yo la música, como aquella película. Y es que las canciones, sea una Canción de juventud, estemos Cantando bajo la lluvia o sea el leit motiv de la obra, como el Ay mi pescadito de Capitanes Intrépidos que tanto me hizo llorar en su día. Y es que, como dice el refrán, el que canta su mal espanta.

Por eso, hoy nuestro escenario trae a colación algunos títulos de canciones que nos vienen a la cabeza en los momentos más insospechados. O algunas canciones que, en sí mismas, son todo un máster delictivo, e incluso darían lugar a incoar procedimiento de oficio.

A la cabeza, un clásico, El preso número 9, toda una apología de la violencia de género cuando en realidad se trataba de hacer un alegato contra la pena de muerte. Curiosa paradoja de lo poco que importaba esta tragedia. Junto a ellas, otras como La mataré, de Loquillo, aunque hay que decir en su descargo que tiempo más tarde decidió no cantarla por lo que pudiera suponer. Por no hablar de la copla, que tiene unas letras que dan para mucho en este tema, como eso de ser mi vida y mi muerte, Y sin embargo, te quiero. O la Cruz de navajas de Mecano que nos cuenta un crimen sin resolver con adulterio de por medio que ya quisiera pillarlo para sí Ana Rosa. Eso sí, menos mal que siempre hay mujeres que se plantan y dice eso de Vete, y  Pega la vuelta por más de que él se empeñe en hacerse el tontito. Porque los hay pesados, como el que se empeñaba en perseguir a Adelita por tierra y por mar si ella se iba con otro, rozando, si no entrando de lleno, en el delito de acoso.

Pero no me voy a poner demasiado intensa. Hay canciones que son verdaderas confesiones de delitos, como aquel Cómo pudiste hacerme esto a mí de Alaska, que encima gritaba que no se arrepentía. Como tampoco se arrepentía en su día Rocío Jurado de espetar una caterva de injurias a Ese hombre -necio, estúpido, engreído, egoista, caprichoso, payaso, vanidoso..-, que hubieran dado para varios juicios de faltas o para un procedimiento por delito en toda regla. Tal vez por eso pasó David Civera un verano entero pidiendo Que la detengan. Y no se si la detendrían al final cantando Los pajaritos, en La barbacoa o en El chiringuito, antes de que llegara El final del verano y se hubiera secado Una lágrima que cayó en la arena a Eva María con su biquini de rayas o a Maria Isabel con su sombrero de quita y pon. Y si gritaría, como Nino Bravo en su momento, que quería ser Libre o escaparía al ritmo de Volare, clamando por su Libertad sin ira o cantando emulando al Titi lo de Libérame. Y claro, a darnos trabajo, teniendo que buscarla sea En tierra extraña,  Camino Soria, en Hawai, Bombai o hasta en America, si procede, pasando por Guadalajara, México lindo o Donde quiera que tú vayas, aunque sea en un Barco a Venus

El funcionamiento de la Justicia también tiene su aquel, y nos aporta más de un título sugestivo. Y aunque todo el mundo quiera apartar Lo malo de sí, la cuestión es que tal como estamos, no nos queda otra que hacerlo Despacito, por más que cuando las cosas salen bien entren ganas de gritar aquello de We are de champions. También nos puede ocurrir que los plazos nos atormenten, y nos repitamos que es The final countdown, al ritmo de Europe, mientras el trabajo amenaza con volvernos Loca, loca, loca y los expedientes van de Izquierda a derecha, adelante y atrás, como La yenka. Pero lo que no pude ser, no puede ser y, además es imposible. Que, como todo el mundo sabe, Una rosa es una rosa y Black is Black.

¿Y que ocurre cuando nos encontramos a un delincuente reincidente, o a alguien de los que resultan más habituales de lo que quisiéramos? Pues que, por si no nos acordamos, nos puede explicar que Yo soy aquel y que esta puede ser Mi gran noche, que le hayan detenido por formar un gran Escándalo por más que el pensara que Mola mazo. Probablemente nos cuente que solo ha tomado Un sorbito de champan, aunque más pareciera que se tomó la botella de Cuatro rosas entera, o toda la Agüita amarilla que encontró, y por eso  la chevecha se le sube a chavecha, se la sirviera o no el Cantinero de Cuba o la Camarera de su amor. Y esto no hay Enfermera de noche que lo arregle por mucho que se esfuerce, ni por más que nos diga que es La Bomba o que se empeñe en pedir disculpas repitiendo lo de Perdóname una y otra vez.

En ocasiones, vemos tantas veces a los mismos sujetos, que nos dan ganas de cantar, con Mocedades, diciendo que Eres tú, que ya te dije que Volverás y lo has cumplido, por más que te hayan repetido lo de Déjame. Y, como todo puede excusarse, nos puede salir con lo de que Soy un truhán, soy un señor, a ver si lo de ser bipolar cuela como atenuante. O, como han dicho hoy en la tele, como “eximente mental” -chupate ésa- Y, aunque respondamos que Lo dudo, ellos ahí, insistiendo, con lo de decir que La culpa fue del cha cha cha pero Échame a mí la culpa, que Resistiré porque soy un Bandido y la cosa está que Arde, y lo que me pasa es que Tengo una debilidad.

En fin, que de vez en cuando hay que darse un respiro, un poco de Relax y tomar Aire, y hacer nuestro eso de Vivo cantando, sea cual sea Tu canciónla saeta o el Lalala.

Así que hoy, Antes muerta que sencilla, os doy un toguitaconado aplauso a todas las personas que me leeis. Y, por qué no, con Congratulations incluidas por la paciencia de hacerlo. Como diría Lina Morgan, agradecida y emocionada, Gracias por venir.

Anuncios

8 pensamientos en “Canciones: letra y música

    • Me has hecho reír…además de comprobar que te acuerdas de todas (las canciones).En la música, como en casitodas partes hay de todo. Ahora que yo no me imagino una denuncia de Adelita por acoso contra el pobre que la iba a seguir por cielo tierra y mar porque cuando yo tenía veinte…más de uno había de esos lo que pasa que la palabreja no existía y entonces decóías: hay que ver el pesao ese que no me deja en paz. Recuerdo una vez que le tuve que decir a una amiga que se lo dijese ella ( yo no era capaz de decirle que no me gustaba)
      Mucha tela, mucha tela hay todavía en las estanterías de las pocas casas de tejidos que quedan. 🙂

      Me gusta

  1. Un comentario indigno a su cualificación.profesiional.
    Con que documentación avala dichos improperios? Perdón que la Fiscalía ahora instruye, ejecuta y condena.
    Es repulsivo.
    Un saludo.. Y luego defiende a niñas saharauis….Ah perdón que queda bien en la foto. Y esa persona ,perdón, es española..
    Es la típica que sale fuera y cree que es un zoo.#Stopacoso
    Ander

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s