#MaestrosInolvidables : Oportunidad perdida


                  Todavía lo recuerdo con una mezcla de vergüenza y rabia. Y no vergüenza ajena, precisamente. Por desgracia.

– ¿la habéis visto? No lleva nada debajo del abrigo. Solo una enagua horrorosa y pasada de moda

 

Prorrumpimos en carcajadas. La profesora de Derecho Civil, una mujer mayor y extravagante, se había olvidado de vestirse y había venido a clase de aquella guisa. No era la primera vez que hacía cosas raras. Y tampoco era la primera vez que nos reíamos de ella, ajenos a cualquier forma de empatía. Lo único que nos interesaba era si aquella señora iba a hacer examen o, como se rumoreaba, iba a dar un aprobado general. Nos traía sin cuidado que aquella fuera una asignatura esencial en nuestra formación y que toda la vía pagaríamos la falta de conocimientos sobre ella.

            Hacía tiempo de aquello, pero yo todavía conservaba la papeleta que acreditaba mi matrícula de honor en una materia de la que no sabía nada. Me tocó la lotería, pensé. Pero estaba equivocada de medio a medio.

            La dejamos a su suerte, con su enagua y el desconcierto nuestro de cada día. Continuábamos riendo sin piedad. Solo un compañero que, según, conocía a aquella mujer por ser amiga de su familia, se apresuró a ir junto a ella y a ponerle el abrigo, abrochado hasta el cuello

-Yo la llevo a casa, Doña Elisa.

Aquella mujer no estaba bien, sin duda. Pero nadie dijo nada al respecto. Una buena calificación en Derecho Civil subiría nuestra nota media. No lo merecíamos, pero nos daba igual. Del mismo modo que ella no merecía que la tratáramos así, ni nosotros, n quienes consentían que continuase impartiendo clase a pesar de una demencia evidente. Se decía que le faltaba un año para jubilarse y que la pérdida económica era tan grande para ella si se jubilaba de modo anticipado que quedaría casi en la indigencia. Y, por supuesto, no le habían reconocido una invalidez que solucionaría sus problemas económicos.

            Junto a mi papeleta, amarilleada por el tiempo, se burlaba de mí un recorte de periódico, tanto como yo me burlé en su día de ella. Aquella vieja profesora había muerto después de más de diez años en una residencia. Al lado de la esquela, un obituario recogía los méritos de aquella mujer, la primera catedrática de Derecho Civil en nuestro país, la autora de múltiples obras jurídicas y la artífice de la reforma del Código Civil que modificó la capacidad de la mujer. Gracias a ella, podíamos ser titulares de una cuenta corriente, alquilar un piso o viajar al extranjero sin el permiso de un hombre.

Podía habernos enseñado mucho, si hubiéramos sabido ayudarla. Y, en otro caso, podíamos haber ayudado a que tuviera un fin digno, en lugar de morir sola en una residencia olvidada del mundo.

No podía hacer nada ya por ella. Pero le debía algo. Por eso me presenté en su funeral con una enagua de mi madre por única ropa bajo de mi abrigo. Pero nadie se río de mí. La dignidad de personas como ella enseñó a quien quiso escucharla a que para ser una gran jurista solo se pude ser una gran persona.

Podría haberlo aprendido en su momento, pero perdí mi oportunidad. Y ahora tendré que dedicar el resto de mi vida a ello.

2 comentarios en “#MaestrosInolvidables : Oportunidad perdida

  1. Un relato muy emotivo. Yo también tuve un profesor de Literatura Española en Primero e Bachiller que levó el mismo pantalón todo el curso. Era de Madrid y le destinaron a un Instituto vasco en Portugalete, Bizkaia. Supimos que estaba recién casado, fue un gran profesor pero un grupo del alumnado se reían continuamente de él; ahora soy consciente de lo mal que lo pudo pasar: año 1976, pleno cambio político y un aula con 42 adolescentes de los que 10 eran repetidores. Ejemplos como estos deben hacernos recapacitar por la inmensa huella que nos dejaron. Gracias Susana Gisbert, sensación blog !

    Me gusta

Responder a Teresa Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s